Un giro inesperado. Vol.3

Tras las disfrutadas fiestas llegó agosto, y con él, nuestras pequeñas vacaciones veraniegas. Este año elegimos como destino Mallorca, un hotel rural mallorquín, un sitio relajado, ideal para desconectar del mundo y conectar con uno mismo, en este caso para conectar nosotros como pareja e imaginarnos como sería nuestro pequeño Jaime. Que poco a poco, iba creciendo y dando pataditas, que pataditas daba unas cuantas, lo recuerdo como en un sueño….. mmmm que días tan dulces pasamos.

A la vuelta se acercaba nuestro aniversario de boda (1 año de casados) y mi cumpleaños, (33 añazos) todo junto, el 21 de agosto (el número 21 siempre tan vinculado a mí, mi padre también nació el 21 de agosto). En la celebración, en casa de mis suegros, les prometí a mis sobrinos Pablo i Aleix, que al día siguiente me acompañarían a la eco para conocer a su primito.

IMG_8073

22 de agosto, allí estábamos mi prima, Pablo, Aleix y yo (con mini Jaime incorporado), todos nerviosos y ansiosos por verle en la eco y ver como se movía. Todas mis anteriores visitas al ginecólogo habían sido muy buenas y alegres, pero en está ocasión la cara de mi gine me decía que algo pasaba con Jaime, que no estaba igual que en otras veces, y efectivamente, el doctor los hizo salir de la consulta y volverme a mirar a mi sola.

Tras las 2 ecos, ya en su despacho, me dijo que algo no iba como siempre. Que el bebé estaba creciendo menos de lo esperado y que me quería volver a ver en un par de días para saber como evolucionaba. Mi preocupación de madre saltó, todo dio un giro que no nos esperábamos, ¿Qué pasa doctor? ¿He hecho algo mal? ¿Ha sido por el viaje? ¿El bebé está bien?…. todas estas preguntas y un millón más empezaron a brotar por mi boca, y yo allí sin mi bastón, Jaume. Con toda la delicadeza me dijo que era pronto para preocuparnos que seguramente no pasaba nada, que son cosas que a veces sin explicación pasan y ellas solas se regulan. Que estuviera tranquila estos días y que volviera con Jaume la próxima vez.

¿Tranquila? como iba a estar tranquila, ¿y mi embarazo de libro dónde estaba ahora? aquí empecé a entender todas las veces que mi madre, tia, prima, etc me decían ya serás madre y sabrás lo que es sufrir… pues sí, lo reconozco, ese día empece a comprender muchas cosas.

Escrito por

Proyecto para dar visualización y voz a las personas con Síndrome de Down. Desterrar mitos y creencias, y caminar juntos hacia una integración social real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s